Te rescatamos en Abril de 2008 en un estanque seco en donde llevabas varios días sentado, esperando quién sabe qué o a quién. Apenas tenías 5 meses de edad. Más de 13 años después te despedimos hoy con honores, amigo Knut. Nos has regalado todos los años de tu vida. Nos elegiste como tú familia aunque hoy nos sintamos tan mal por no haberte podido encontrar otra mejor. Durante los últimos 11 años has sido el compañero inseparable de Svenjo, siempre juntos, siempre tan bien avenidos. Un amigo incomprendido que jamás despertó el interés de nadie y que vio como, día tras día, su vida se apagaba al otro lado de las puertas. Sentimos mucho que no hayas llegado a conocer el significado de la palabra familia, aunque a decir verdad, nosotros siempre te hemos considerado parte de nuestra familia.
 
Ya eres libre, amigo, ya corres libre. El dolor ha terminado para siempre. Seguro que tarde o temprano volverás a ladrar a esos voluntarios que hoy lloran tu pérdida.
 
HASTA SIEMPRE, KNUT. 🖤